Cotización vacía
Piedra en Interiores

Piedra en Interiores

Como material para acabado de interiores, la piedra posee como características destacadas durabilidad, peso y presencia. Los ambientes con paredes o suelos de piedra integran la estructura con la superficie dando imagen de solidez y poder.

La piedra parece un material inmutable y posee una gran resistencia, lo que ha llevado a que con ella se construyan la mayoría de los edificios religiosos como pirámides, templos y catedrales.
Como cualquier material natural está sujeta al desgaste y a los efectos del paso del tiempo. A diferencia de otros materiales este proceso tiene lugar a muy largo plazo.
Para un buen mantenimiento se requiere -según el tipo de piedra- sellado y limpieza con disolventes o jabones especiales.
 
Ofrece una variedad de colores y superficies sorprendente: tonos negros, azules, púrpura, verde, rojo; texturas lisas, afiladas, arrugadas; acabados estriados, salpicados, vetados, cristalinos. Cada tipo de piedra posee diferentes características en cuanto a porosidad, resistencia al desgaste y textura. La elección dependerá del uso que se le quiera dar.
En interiores, lo más habitual es su utilización en suelos (escaleras, pavimentos), aunque también como revestimiento para paredes, chimeneas, cubiertas en las cocinas, bañeras y lavamanos.
En función del tipo de piedra, su precio varía, pero en comparación con otros materiales suele ser un material de muy larga duración que a la larga termina siendo muy económico.

Publicado en 21/03/2017 Interiorismo 0 613

Dejar un comentarioDejar una respuesta

Debes permanecer con la sesión iniciada para poner un comentario.
Comparar 0
Ant.
Sig.
[literal] [/literal]