SEMI PRECIOSAS

PIEDRAS PRECIOSAS Y SEMI PRECIOSAS



Como ya sabemos, el ser humano, siempre ha sentido devoción y misticismo por las piedras, confiriéndoles diferentes usos: para la ornamentación, como símbolo de poder y exclusividad, asociadas al culto de determinadas deidades e incluso utilizándolas para sanar o para todo lo contrario.
Estas piedras milenarias han conservado su belleza e importancia, siendo sobrevaloradas en la actualidad. ¿Pero que es lo que las hace tan especial del resto? Existen aspectos que distinguen a las piedras preciosas y semi preciosas, dándoles un status elevado en el mundo pétreo:

1-La escala de dureza, lo que garantiza su durabilidad. Al ser piedras más duras requieren una manufactura distinta. 

2.-La rareza, escasez o dificultad para encontrarlas en la naturaleza.

3.-Su belleza y perfección. Cuando hablamos de la belleza y perfección de una piedra, ya sea preciosa o semipreciosa, nos referimos a su color, brillo, transparencia y pureza. Una piedra pura, sin imperfecciones y con un color radiante, puede tener un valor incluso superior al de un diamante de similares características.


Hay materiales naturales de origen orgánico -como las perlas, el ámbar, el coral, el azabache o muy a nuestro pesar el marfil- que, si bien pueden llegar a ser muy valiosos y recibir honores de gema, no pueden ser denominados como piedras preciosa o  semipreciosas, pues éstos tres términos se reservan para los materiales sólidos naturales e inorgánicos que son los minerales y las rocas.

Publicado el2018-07-14 392
Dejar un comentario
Escribir una respuesta
Por favor login para escribir un comentario.

Artículos Recientes

En nuestra sección de artículos recientes, usted encontrará una gran variedad de tips sobre cuidados y decoración.

Menú